La mentira de los productos light

Se denomina light al alimento o a la bebida que tiene menos calorías de las habituales. ¡Que tiene menos calorías, no que tenga cero calorías! Es más, algunos alimentos light aportan una dosis notable de energía. Quesos, galletas o las famosas patatas fritas light pueden superar fácilmente las 250 ó 300 kcal/100 g.

Se adelgaza cuando la energía que se ingiere es inferior a la que se necesita. Y en general se consigue con una dieta adecuada y más ejercicio.

400px-Supermercado

La industria alimentaria nos vende sus productos con publicidad engañosa Las empresas utilizan múltiples trucos que juegan con las palabras o las imágenes para que el mensaje percibido por el consumidor sea el que les interesa.

Si mientras anuncio algo me acaricio con una sonrisa la tripa y digo que me siento ligera, ¿qué entienden? Está prohibido decir que algo alivia el estreñimiento, pero no está prohibido acariciarse la barriga y así el telespectador entiende el mensaje. Vemos muchos anuncios y pocos informes de salud. Por ejemplo, los productos con bífidus no hacen nada por el sistema inmunitario, la Agencia de Seguridad Alimentaria europea no reconoce absolutamente nada de eso, es mucho más efectivo comer un plátano.

Lo más peligroso de todo esto es que sustituimos la alimentación básica por la industrial. Sabemos que un donut o un helado tienen azúcar, pero no somos conscientes de que también hay mucho azúcar en algunos aliños de ensalada, por ejemplo.

La comida casera es sin duda alguna la más saludable. Si estamos a dieta, bien sea por estética o bien sea por motivos de salud, lo ideal es cocinar en casa nuestra comida light. En Recetasnet.net dispones de muchas recetas apropiadas para ello.

A continuación te enseñamos una pequeña muestra.

Morcilla de berenjena

Tarta de calabaza y queso (light y apta para diabéticos)

Sobrasada vegetal

Mayonesa vegetal

Mermelada de pomelo

Paté de berenjena con piñones

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply